Vía de los Abulenses 105 m. MD (V+/Ao o 6a)


Sector: El Escudo

BELEN ABULENSES.jpg
Belén García en la placa del segundo largo.

abulenses trazado.JPG
trazado


La vía de Los Abulenses fue la segunda vía en abrirse en el sector El Escudo y rápidamente devino clásica ya que, a diferencia de su hermana y vecina, la vía de Los Ajos, se podía escalar enteramente en libre y presentaba un recorrido más lógico y con mayor variedad de pasajes. El equipamiento original era escaso y a base de clavos. Carlos Gallego nos comenta sobre su apertura, junto con Miguel Ángel Vidal en Agosto de 1982:
"Resolvimos la vía rápidamente y me quedan recuerdos de un par de tramos especialmente picantes. En el primer largo, hasta alcanzar la magnífica fisura central, se hacía necesario abrirse de piernas sobre un filo nada tranquilizador. Sólo fue posible colocar un microempotrador bailandero y decidirse, pero la posibilidad de abrirse en canal, si hubiera caída, no permitía relajarse en exceso. Luego venía la fisura que húbo que limpiar a conciencia y ya podíamos empotrar bien los dedos. En la tercera tirada, Miguel solucionó la cosa con tres clavos, que permitían asegurar el pequeño desplome con ciertas garantías y salir a un lomo fisurado un tanto delicado y con vistas al patio. Nos dejó un magnífico sabor de boca y siempre pensamos que sería una futura clásica".
Con el tiempo se enderezó el segundo largo, que era el menos interesante, ganado en belleza y dejando una vía mantenida. Se equiparon las reuniones y se añadió una chapa al primer largo. Aún así, sorprende que haya que emplearse tanto para una vía que en su primera ascensión sólo se cotara de V grado.

INFORMACIÓN PRÁCTICA
ctoquis abulenses.JPG
croquis

La aproximación y el descenso son los mismos
que para el resto del sector, tratándose de la vía situada más a la izquierda.
Material: un juego de empotradores, uno de microfriends y otro de friends hasta "camalot" del 2.
Si se realiza la vía como aparece en el croquis, preveer cintas largas para aminorar el roce de las cuerdas en el techo. Otra opción es montar la 2ª reunión bajo el mismo, y aunque de esta manera el 2º largo queda un poco corto, los largos quedan más homogéneos y se evita la incómoda reunión con cadena que hay en el diedro inclinado

Texto y Fotos: Gredosalpino

Fuentes: Carlos Gallego y Gredosalpino